.:: Heroes

A LA MUERTE DEL DOCTOR MANUEL PINO, HEROE NACIONAL.

Nació el 25 de diciembre de l827 en Puno, siendo su padre Don Manuel Pino, antiguo minero y visitador de minas en la época del coloniaje de este rico asiento y de Doña María Josefa Bedregal. Habiendo perdido a su padre cuando apenas contaba con catorce años de edad.

Cursó sus estudios de educación secundaria en el Colegio San Carlos de Puno, trasladándose luego a la ciudad de Arequipa para estudiar la carrera de abogacía en la Universidad de San Agustín de Arequipa. Retornó a la ciudad de Puno y colaboró con el Prefecto General Alejandro Deústua, en la construcción del local del Colegio San Carlos.
Integró el cuerpo de profesores del Colegio San Carlos, dictando el curso de Filosofía. Posteriormente, fue nombrado Juez de Primera Instancia de esta ciudad, ocupando luego la Agencia Fiscal en 1857. En 1860 fue nombrado Rector de la Universidad hasta 1862, posteriormente, ocupó una Vocalía en la Corte Superior de Puno. En 1867, fue nombrado Vocal Interino de la Corte de Lima.

Desempeñó la corresponsalía de varios diarios de la capital de la república y del extranjero. Fue editor del periódico oficial « El Puneño Libre » .
En 1858, fue elegido Diputado por Puno a la Representación Nacional. Desempeñó el cargo de Vice Presidente en la Legislatura de 1862 y 1864, siendo uno de los notables opositores del Tratado Vivanco - Pareja. De enero de 1863 a 1865, fue Miembro de la Comisión Permanente ; en 1865, Vocal de la Corte Central ; Prefecto de Puno y Comandante General de la División de Operaciones del Sur, en 1868 habiendo cooperado con su voluntad inquebrantable a la construcción del muelle de Puno y de los muelles del Apostadero, que hoy en parte existen.
En 1869, fue Miembro de la Comisión Mixta por parte del Perú para conocer de los reclamos de los refugiados en el Callao. Comisionado del Perú en la Convención Arbitral Mixta para conocer de la cuestión con los Estados Unidos de Norteamérica. De 1870 a 1872 fue Sub - Director de la Beneficencia de Puno. Trasladado a la Capital de República y creado ya el Supremo Tribunal de Responsabilidades, fue elegido por el Congreso de la Nación uno de los siete Vocales, llegando a presidir como su Decano. Fue consejero de Estado, en 1880.
No fue solo el foro y la magistratura las que ilustró el Dr. Pino, con sus luces, probidad y experiencia excepcionales. Desde muy temprana edad se había dedicado al servicio de su país y no rehuía el campo donde fuese necesario actuar. Nacido en los primeros años de la emancipación política, la causa de la libertad pública, le vio siempre al pie de su división y es por eso que cuando la dictadura de 1881, en que pasó a ocupar la curul del Consejero de Estado, fue de esa posición verdaderamente distinguida y elevada, que esa alma grande y generosa, con un patriotismo ejemplar, descendió para ocupar un puesto humilde como soldado del Batallón N° 4 de la Reserva , puesto que ha sabido sostener con igual o mayor abnegación y gloria que todos los demás de su brillante carrera civil y política, rindiendo con heroico valor su vida en la batalla de Miraflores, el 15 de enero de 1881, siendo considerado héroe nacional, hoy se le recuerda en la Plaza que lleva su nombre: Parque Pino, muy conocida en la ciudad.

IR PORTADA