.:: Fe, devocion, costumbres y tradiciones de la V. de la Candelaria

>> Empezando la Fiesta

>> Misa de Inicio de Actividades

>> Alferados de la Fiesta

TRADICION DE OCTAVA DE LA CANDELARIA.

Después de los combates de Marcavalle y Pucará, victorias alcanzadas por el ejército peruano para desalojar al enemigo, el ejército chileno se retira hacia el sur, para replegarse a su territorio. Los hechos y los acontecimientos hicieron coincidir, que el día dos de febrero de 1884, los chilenos entraran a la ciudad de Puno, a las tres de la tarde.
Cuenta la tradición, que la fiesta en honor de la Patrona de Puno empezó ese año, el primero de febrero con las albas y la víspera. El día dos, después de la solemne misa, sale el anda de la procesión majestuosamente engalanada, conducida en hombros de los devotos, recorría las calles y plazas de la ciudad para
ingresar nuevamente

al Templo San Juan ubicada en la plazuela del mismo nombre (hoy Parque Manuel Pino, que peleó heroicamente en la Batalla de San Juan, contra los chilenos). Después de la procesión, en la plazuela se quedaron bailando los conjuntos de danzarines de los barrios de la ciudad, como el conjunto de zampoñistas de Mañazo, formado por los carniceros de los barrios Chejoña, Huaraya y Paxa. El pueblo bebía y bailaba por la fiesta.
En el local del Colegio Nacional San Carlos, ubicada en la plazuela, con portales y techo de paja de las punas, las autoridades del Departamento, entre éstos el Señor Prefecto, el Fiscal y Vocales de la Corte Superior de Justicia, el Sub-Prefecto, el Gobernador, el Alcalde y el cuerpo edil y los jueces de paz se encontraban bebiendo cerveza al calor del sol radiante del sofocante verano puneño. Los ánimos estaban bien exaltados; se conversaba y se discutía al compás de la música de la zampoña y los danzarines que daban vueltas en la plazuela. Cerca de las tres de la tarde, un campesino ingresa muy agitado a la plazuela, venía corriendo desde Guaje (hoy astillero de los barcos que navegan en el Lago Titicaca), para comunicar a las autoridades la ingrata noticia que el ejercito chileno se dirigían hacia Puno y que ingresaban por la curva de Huaraya. La noticia no bien transmitida, la plazuela San Juan quedó completamente desierta. Los zampoñistas, los danzarines y el pueblo había desaparecido, no había ni un alma en la plazuela. Igualmente las autoridades desaparecieron y sólo quedó el señor cura, párroco de la Iglesia San Juan quien, en el tiempo que demoraron los chilenos en su marcha hacia la ciudad, guardó los documentos más importantes que se exhibían en las paredes de la dirección del Colegio San Carlos, como son las resoluciones de creación del Colegio, expedido por el Libertador Simón Bolívar y la de la creación de la Universidad San Carlos de Puno, expedido por el Mariscal Ramón Castilla, también guardó las joyas y tesoros del Templo San Juan, como son los cálices y halos de los santos, corrió hasta la Catedral y también recogió los ornamentos en oro y plata, los que los escondió en una ventana de la casa cural, donde la ventana fue tapiada para salvar de la codicia de los chilenos, hecho esto el señor cura con calma y tranquilidad esperó a los chilenos en la plazuela San Juan.

Los chilenos ingresaron por el cenizal, hoy mercado central, para tomar la calle Oquendo de Amat, venían en perfecta formación unos trescientos hombres al mando del Coronel Gorostiaga. El cura avanzó unos pasos para salir al encuentro: “Señor –dijo dirigiéndose a Gorostiaga- la ciudad de Puno está desarmada, no habrá resistencia, pueden tomar la ciudad”.El coronel Gorostiaga contestó: “Señor párroco venimos desde el pueblo de Caracoto en marcha forzada deseamos descansar”. El párroco -dijo- “pueden ocupar el local del colegio, las puertas están abiertas”. La tropa chilena al mando de Gorostiaga ocupó las aulas y los caballos en el patio del colegio, antes de retirarse el párroco preguntó: ¿algo más señor coronel?; ¡Ah! Dijo Gorostiaga: “la tropa hace días que no bebe leche, le ordeno que usted Señor párroco mañana a primera hora proporcione varios porongos de leche”. “Correcto” –dijo el

párroco- “haré que le traigan la leche”, luego se retiró. Por esa temporada, el verano de 1884, la ciudad de Puno sufría una epidemia de viruela; los niños en especial y muchos adultos se encontraban postrados en cama, para que la viruela no hiciera tantos estragos en la cara de los pacientes, las madres bañaban a sus hijos con leche, en igual forma los adultos se bañaban con leche para bajar la fiebre, el párroco hizo recoger en los porongos la leche que se habían bañado los enfermos, luego los envió al Coronel Gorostiaga, quien recibió agradecido y ordenó que la tropa chilena sacie su sed y hambre con la leche, a los tres días la leche infectada surtió sus efectos, los chilenos entraron en fiebre y al cuarto día parecieron los primeros cadáveres. A partir de ese día los muertos iban sucediéndose hasta quedar menos de cincuenta soldados invasores, quienes se retiraron y abandonaron la ciudad en la madrugada del diez de febrero, octava de la fiesta de la Patrona de Puno, los chilenos se fueron derrotados sin dispara una sola bala, Gorostiaga como botín se llevó a una linda francesita, hija de un inmigrante de ese país, afincado en Puno.
En la octava, el pueblo nuevamente sacó en procesión a la Virgen de la Candelaria y empezó a bailar con gran regocijo, en agradecimiento al gran milagro de haber derrotado al enemigo y ordenado su salida sin disparar una sola bala, la fiesta recién comenzó nuevamente en la octava, los conjuntos de zampoñistas y sus danzarines bailaban en la plazuela San Juan hasta agotarse, las autoridades departamentales otra vez se ubicaron en los portales del colegio y bebieron cerveza hasta perder el conocimiento y caer de embriagados.
Así cuenta la tradición; y desde esa fecha, cada año la octava de la fiesta de la Patrona de la ciudad del lago más alto y navegable del mundo, se festeja con gran pompa, derroche de lujo, consumo de grandes cantidades de cerveza y baile hasta altas horas de la noche por todas las calles de la ciudad.

DOMINGO DE LA OCTAVA DE LA VIRGEN DE LA CANDELARIA.

Octava significa ocho dias despues del dia central, pero en Puno la Octava de la Fiesta de la Virgen de la Candelaria se traslada para el domingo siguiente, salvo que fuese el dia de fiesta dias seguidos, es asi que el domingo siguiente celebramos la Octava de esta festividad, en donde Puno se transforma, acogiendo a muchisios turistas, tanto nacionales como extranjero, donde algunos llegan para bailar en los diversos conjuntos de trajes de luces, otros tan solo para observar la gran exposicion de danzas de trajes de luces y colores, convirtiendose esta festividad en los ultimos años como el Trecer evento en Sudamerica, que aglomera mas turismo, y una de la Primeras a anivel nacional.

El día Domingo de la Octava de la Virgen de la Candelaria, muy temprano se inicia el Concurso de Danzas con trajes de Luces, asi mismo por la mañana en el Santuario de la Virgen de la Candelaria se celebra la misa por la Octava de la Festividad de la Virgen de la Candelaria, en la que el Obispo de la Diocesis de Puno, recuerda una vez mas sobre el comportamiento y conducta de quienes danzan, asi como exhorta a los fieles y demas autoridades a velar por nuestras costumbres y tradiciones, las que deben ser profesadas acorde con la Fe que dicen profesar y la devocion que dicen tener, por la tarde con la concurrencia de autoridades y pueblo en general; todo ello acontece, mientras que por las calle ya empiezan a recorrer lod diversos conjuntos de trajes de luces.

Ingente cantidad de fieles que acompañan a la imagen de la Virgen de la Candelaria sobre el la Av. La Torre. (Año 2007)
El mismo dia a horas horas 2 de la tarde, una vez mas sale en procesión la imagen de la Virgen de la Candelaria, y esta vez es acompañada por diversos conjuntos de trajes de luces, entre ello el Conjunto Sicuris del Barrio de Mañazo, quien desde hace mas de 100 años atras, es quien siempre con sus melodiosas notas, acompaña da la imagen durante su recorrido por las principales calles de Puno, asi mismo, acompañan las andas de nuestra patrona, las diversas autoridades nacionales, regionales y locales junto al alferado. En este Domingo de Octava de la Virgen de la Candelaria, el Concurso de Danzas de Trajes de Luces es realizado en el Estadio "Enrique Torres Belon" que es utilizado año tras año, pese a los problemas sobre la utilizacion de los mismos, todo respecto del gras sintetico que es cubierto con un cobertor y que incluso el mismo por la fuerza de la energia solar, tiene que ser en algunos momentos regado en su superficie con grandes cantidades de agua.

El referido concurso dio lugar a una expresion de musica, belleza, colorido y ritmo, por todos los conjuntos de la mayoría de los barrios de la cuidad de Puno, quienes muestran danzas cuya vestimenta se encuentra adornada con pedrerías, lentejuelas y lujosos bordados.Toda esta vivencia solo ocurre en Puno, donde se mezcla la fe y devoción a la Mamacha Candelaria , con el colorido, la alegría y belleza de las danzas que se presentan en este día.