.:: Fe, devocion, costumbres y tradiciones de la V. de la Candelaria

>> Empezando la Fiesta

>> Misa de Inicio de Actividades

>> Alferados de la Fiesta

PATRONA DE PUNO

Cuenta la tradición puneña que por los primeros meses de 1781, poco mas de doce mil hombres se apostaron en las alturas de la villa de Puno, hoy ciudad de Puno, llegando a cercarla, estos hombres estaban bajo el mando de los caudillos Túpac Catari y Pedro Vilcapaza, los mismos que según nuestra historia continuaron con la rebelión iniciada por Túpac Amaru contra los españoles conquistadores. Según se cuenta, los rebeldes buscaban tomar la

ciudad de Puno, para saquearla e incendiarla, ya que era necesario reducir este bastión del virreinato; por otro lado,el reducido número de pobladores de la ciudad de Puno, observaba cómo bajaban dichas huestes rebeldes desde los cerros Huajsapata, Yurac Orqo y Orcapata, produciéndose pequeñas escaramuzas con los habitantes de la villa puneña, donde estos se defendieron con el mayor coraje posible, pero su inferioridad numérica no les daba mayor esperanza en la contienda; ante la desesperación de los pobladores, y temiendo por sus vidas, los pobladores optaron por sacar en procesión a la imagen de la Virgen de la Candelaria, imagen que siempre fue venerada en el Templo San Juan, implorando en todo momento su protección; luego de tal acto de Fe, durante toda la noche, los pobladores observaron, atónitos, cómo los enardecidos sitiadores abandonaron su intención de tomar la villa de Puno.
El anterior relato es rescatada por el estudioso Enrique Cuentas Ormachea en su libro "Presencia de Puno en la Cultura Popular".  La tradición dice que en aquella ocasión, durante tal procesión, las andas de la Virgen empezaron a brillar con gran intensidad por la fuerza que irradiaba los rayos solares y al mismo tiempo cegados los sitiadores, éstos fueron víctima de un terrible espejismo, en donde habrían apreciado a un enorme ejército a caballo que llenaba la ciudad y donde las armas de este ejercito brillaban con mucha intensidad; ante tal visión, las tropas rebeldes se habrían replegado.
El hecho fue considerado por los habitantes de la villa de Puno, como un milagro concedido por la Virgen de la Candelaria, desde allí el pueblo puneño la venera incesantemente, llegando ha haber sido declarada Patrona de la Ciudad.
Así como existen muchas historias que narran milagros de Santos y Santas peruanas, nuestra ciudad tiene el privilegio de estar protegida por aquella que también protegió aquí en la tierra al Hijo de Dios, por ello cada puneño debe conocer, hacer saber nuestra tradición y sentirse orgulloso de ser los protegidos predilectos de la Virgen de la Candelaria.